PALABRAS DE OTOÑO


Un paseo por el parque en una mañana despejada y cálida de domingo. Un banco solitario frente al lago, en el que nadan unos patos que esperan pacientes las primeras migas de pan que lanzarán unas manos con arrugas de vida. Hojas que caen de los arboles mientras una suave brisa las hace bailar antes de tocar el suelo. Unos tibios rayos de sol que acarician la piel. La lectura de un libro en ese banco solitario, frente a ese lago con patos, en ese parque de hojas que bailan en una mañana de domingo cálida y despejada.

 
Patricia Duboy ©noviembre de 2015

Esta entrada fue publicada en Microrrelatos y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *