OTRO MAÑANA


CAPÍTULO 2


CAPITULO I

El sonido que dejó la puerta al cerrar aún resonaba en su corazón hueco. Se levantó con la sensación de que nada de lo ocurrido ayer había pasado. Despertó perezosa. Casi sin fuerzas, se arrastró hasta el baño y mojó su cara con agua fría con la esperanza de que le despejara los sentidos. Sin conseguirlo, puso en práctica el plan B: un café bien cargado.

Con la taza en la mano, se dirigió al sofá donde le gustaba disfrutar de ese primer café del día. Una vez allí, comenzó a repasar mentalmente cada detalle de lo sucedido la tarde anterior.
 
Seguía sin entender nada. No se había dado cuenta del momento en que comenzaron a cambiar las cosas. Hubo algún reproche de su parte sí, pero nada de importancia y nunca lo interpretó como una señal de que esos casi cinco años juntas, se vinieran abajo derrumbando todo cuanto habían construido. Sólo en la tarde de ayer, tras regresar a casa después del trabajo y ver las maletas en la puerta. Tuvo la visión de esos escombros y del polvo levantado que parecía flotar en el aire.
 
—No puedo seguir así, Gabriela. Me voy —dijo Arantxa rotunda y, sin esperar respuesta, cogió sus maletas para salir.
—¿Qué? Espera —la detuvo cerrando la puerta rápidamente—, pero ¿a dónde vas? ¿Qué ha pasado?
—No puedo creer que no hayas notado nada. —En la calle sonó un claxon—. Me esperan —la apartó y abrió la puerta para salir—. Tengo que irme ya.
—Pero… ¿a dónde? ¿Con quién?
 
Sin responder, Arantxa avanzó por la calle y Gabriela, incapaz de moverse, quedó mirando cómo subía a un deportivo rojo donde una chica la esperaba sonriente. La besó, mientras se acomodaba en el asiento del copiloto. Gabriela, aún en la puerta, confundida y con el corazón encogido, las vio alejarse.
 
Dio otro sorbo al café, todavía caliente. Dejó la taza vacía sobre la mesa junto al sofá y se recostó. Con la mirada perdida en el techo de la habitación, buscó ese momento en el que no parecía haber vuelta atrás y en el que hacía tiempo, sin que hubiera sido consciente, había quedado perdida la relación entre ambas.
 
Cerró los ojos, aún hinchados por las lágrimas de la tarde anterior. Su llanto no cesó hasta bien avanzada la noche, cuando el sueño le venció después de haber tratado sin éxito, de hablar con Arantxa. Su móvil estuvo apagado todo el tiempo, y sólo consiguió sentir una dolorosa impotencia. En un último intento, envió varios mensajes y esperó respuesta durante un buen rato con los ojos fijos en la pantalla. Agotada, se quedó dormida pensando en lo ocurrido.

Patricia Duboy ©noviembre 2015
 
 
 
 
 
Esta entrada fue publicada en Novelas y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

15 respuestas a OTRO MAÑANA

  1. Un inicio que engancha, espero que coseches muchos éxitos con este proyecto literario.
    Abrazos!

  2. Esperando que publiques pronto y encantada con lo que escribes . Vas a tener toda la suerte .

  3. Me gusta, muy buen comienzo, la historia pinta muy bien!!
    Saludos!! 🙂

  4. Gracias Ale, ya será para mi un éxito si termino el proyecto, lo que coseche será además un regalo extra. Besos

  5. Y yo encantada con tus comentarios, lecturas y tus ánimos. Besos guapa

  6. Cuanto me alegra saber que te gustó Virginia, millón de gracias por tu tiempo. Besos

  7. Julia C. dijo:

    Un desengaño amoroso, buen punto de partida para una historia en la que cualquier cosa puede pasar. Veremos cómo continúa esta estupenda historia 🙂
    Mucha suerte con tu proyecto, Patricia!!
    Un abrazo.

  8. Gracias Julia, me alegra verte por aquí. El amor es la base de, se podría decir, todas las historias. Los desengaños son a veces, parte inevitable en muchas de ellas, la forma en que se enfrentan, depende el buen fin. Besos guapa

  9. Pingback: - Patricia DuboyPatricia Duboy

  10. Pingback: Otro mañana 3 - Patricia DuboyPatricia Duboy

  11. Pingback: OTRO MAÑANA 6 - Patricia DuboyPatricia Duboy

  12. Pingback: OTRO MAÑANA 7 - Patricia DuboyPatricia Duboy

  13. Pingback: OTRO MAÑANA 4 ~ Patricia DuboyPatricia Duboy

  14. Pingback: OTRO MAÑANA 5 ~ Patricia DuboyPatricia Duboy

  15. Pingback: OTRO MAÑANA 8 Y 9 ~ Patricia DuboyPatricia Duboy

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *